Páginas

jueves, 25 de octubre de 2012

Problemas eléctricos

Y llegó la lluvia... empezó anoche y poco a poco fue a más, hasta que de pronto... ¡pum! la casa a oscuras. Justo cuando el Málaga estaba dándole un repaso al Milan y yo viéndolo por la tele. Normal - pensé -, ya estamos como siempre. Porque en estas zonas donde no suele llover mucho, en cuanto caen cuatro gotas comienzan los problemas de electricidad, los líos de tráfico... en fin... follones varios. Pero no, no era un apagón general ni tampoco cosa de mi barrio, nop... porque en la cocina había luz... (mierda)...

Cuando miré el cuadro eléctrico vi que había saltado el diferencial que controla el alumbrado y los enchufes de la casa. Un coñazo. Porque cuando salta un diferencial es un coñazo, lo digo con conocimiento de causa, he vivido de ésto. El diferencial, así resumidito para que nos entendamos, salta cuando detecta que a tu casa "entra" una cantidad de corriente y "sale" otra distinta, lo que quiere decir que parte de esa corriente eléctrica se está marchando por un camino que no son tus cables y eso significa peligro... porque si coincide que se está escapando por alguna zona con la que tu puedes entrar en contacto ¡chas! ¡zuuum!.... y por eso tenemos diferenciales que saltan, cortan la corriente y evitan el riesgo de electrocución. Vale, ya estamos en situación.

Cuando llueve, todo el rollo que he soltado arriba quiere decir que el agua (magnífica conductora de la electricidad, por otra parte), ha puesto en contacto algún elemento de la instalación con otro que no lo es pero que también conduce la electricidad. En mi caso no hacía falta ser un genio para echarle la culpa a alguno de los enchufes de la terraza o la azotea, con la que estaba cayendo, el poco uso que tienen y lo mal que está hecha la instalación...

El caso es que de noche y con pocas ganas lo primero es la solución provisional. Como en la cocina había luz (porque es una linea independiente de las otras), tiré mi alargador de treinta metros y enchufé todo lo necesario al mismo (la tele, el dvd, el aparato del plus, el de música, la xbox, el router, el teléfono, el cargador del móvil, el del portatil.... vamos, lo básico... :P). Y a ver el partido y cenar.

Esta mañana ha sido otra cosa. He cogido mis bártulos y he procedido a la reparación, que no se diga que el herrero en su casa no da un palo a la forja...

Paso 1. Nos aseguramos de no morir electrocutados...



Cortamos la luz de todos los circuitos que puedan siquiera acercarse a los cables que vamos a manipular. Como hoy no había mucha luz natural, he aprovechado el alargador y he enchufado a la cocina una lámpara portatil y me la he llevado a donde tenía que trabajar.

Paso 2. Localiza la avería.

He empezado por el enchufe de la terraza de mi cuarto, que era el más probable por su situación. Como llueve a mares y no puedo arreglar el problema fuera, he decidido anular provisionalmente ese enchufe, por lo que he localizado primero la caja de reparto por la que van sus cables. Esta:


A la caja llegan varios cables, por lo que hay que localizar cuales son los del enchufe correspondiente. Para ello he soltado los enchufes del dormitorio que hay cerca de dicha caja y he ido identificando uno a uno los cables hasta quedarme con los correctos....


No habría tenido que hacerlo de poder salir a la terraza sin ponerme chorreando, porque habría bastado con soltar el enchufe que daba problemas, pero bueno. 

Paso 3. Desconecta el circuito problemático.

Una vez identificados los cables, los he separado del resto y los he aislado convenientemente. Cuando pueda arreglar el enchufe tendré que conectarlos de nuevo....




Paso 4. Comprueba que funciona y conecta todo de nuevo.

Después de hacer esto, antes de dejarlo todo cerrado de forma definitiva, he bajado al cuadro eléctrico para conectarlo todo y comprobar que se había solucionado el problema. ¡Éxito! Si el problema hubiera continuado, habría tenido que hacer lo mismo con los enchufes de la azotea o con cualquier otro candidato a dar el problema. Por suerte esta vez era fácil.

Ya solo queda dejarlo todo como estaba y conectar el cuadro para que todo funcione. Ya cambiaré el enchufe en unos días, cuando deje de llover y se seque.


Ah, por cierto, mientras escribía esto se ha ido la luz unos segundos... esta vez si ha sido de la calle... por suerte el blog va guardando mientras escribo....  uf....