Páginas

martes, 30 de octubre de 2012

Mis series favoritas: DEXTER

Hace unos días que vengo pensando en contaros por aquí las series de televisión que sigo habitualmente, de modo que vamos a comenzar por una de mis favoritas: DEXTER (realmente me costaría hacer un ranking, ya que la mayoría son muy distintas entre sí).

Para los que no conozcan la serie, un brevísimo resumen.
Dexter es un asesino en serie que trabaja en el departamento forense de la policía de Miami. Su especialidad es el análisis de las manchas de sangre (aunque su especialidad va perdiendo relevancia con el paso de las temporadas y su trabajo como forense se va generalizando). Pero Dexter es un asesino en serie un tanto peculiar, ya que sigue un estricto código sobre qué tipo de gente escoge para asesinar: solo mata a otros asesinos y gente de la peor calaña. ¿Y esto por qué? Pues porque Dexter es adoptado y su padre adoptivo, policía de Miami, descubrió en el pequeño Dexter unas tendencias homicidas que creía imposibles de suprimir y que intentó canalizar de un forma digamos... positiva. No os cuento más porque a lo largo de las temporadas vamos aprendiendo mucho sobre el pasado de Dexter, su código y sus motivaciones. Pero hay bastante tela que cortar ahí.

La serie tiene un montón de personajes secundarios cuyo protagonismo va oscilando en función de la temporada. Algunos personajes son realmente curiosos, aunque uno de los más interesantes es la hermana de Dexter, Debra, que también trabaja en la policía y que es, hasta donde yo recuerdo, el personaje femenino más mal hablado de la televisión... (fucking por aquí, fucking por allá...). Por cierto, la serie merece mucho la pena en versión original, os lo recomiendo.

Ahora mismo está en marcha la séptima temporada, pero dando una vueltecilla por la red se encuentran sin problema todas las anteriores. Es un tipo de serie de las que llevan una trama general que se desarrolla a lo largo de toda la temporada, nada de episodios individuales con una conexión flojilla entre ellos. Como es normal las hay mejores y peores. Para mi gusto (y esto es algo personal), las dos primeras temporadas son muy buenas, la cosa cae ligeramente en la tercera y la cuarta, aunque siguen estando muy bien, la quinta es mi favorita con diferencia y la sexta, aunque no tan buena como la quinta, tiene un capítulo final (en realidad unos treinta segundos finales) que hacen que merezca la pena seguir la serie. De momento la séptima no decepciona en absoluto.

En fin, una serie muy recomendable, puro thriller, toques de humor negro interesantes y un personaje que te gana pese a que es absolutamente imposible identificarse con él... (más os vale).



Más adelante charlaremos de alguna otra... ¿qué series ves tú?