Páginas

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Leer es lo importante.

Llevo un par de días pensando en algo que leí en twitter. Fue un comentario rebotado por alguien respecto de los Best Sellers, ya sabéis, esos libros que se venden como churros y que se encuentran en las estanterías de casi todas las casas.

Resulta que el comentario en cuestión venía, en cierto modo, a criticar este tipo de libros por su supuesta falta de calidad literaria y la chica que lo escribía se planteaba de quién era el mérito de que esos libros se vendieran por millones. Eso me hizo recordar las muchas veces que he leído o escuchado críticas a este tipo de libros basadas en que "están fatal escritos" o que la temática "es para gente poco culta" o cosas por el estilo.

La verdad, a mi todas esas críticas me parecen pura envidia. Ahora, por ejemplo, está de moda hablar de "Cincuenta Sombras de Grey". No he leído el libro, pero sin duda que le echaré un vistazo (si, otra crítica habitual, leer algo por que "todo el mundo lo lee como borregos"), por curiosidad más que por que me interese el tema que, por lo visto, es un libro fundamentalmente erótico. Como ya he dicho, no sé y para saber, leeré. El caso es que ha vendido millones de copias por todo el mundo y, cuanto más vende, más críticas escucho y peor lo ponen. ¿Qué pasa? ¿Que somos todos tontos? No lo creo, sinceramente.

A mi los Best Sellers me parece que tienen una gran virtud fundamental y es el hecho de que llegan a tanta gente que, a veces, llegan a alguien nuevo en esto de la lectura... y lo enganchan. Y eso es lo que me gusta, porque a mi me encanta leer, desde siempre, y creo que la gente que no lee habitualmente se pierde una gran cantidad de momentos de puro disfrute.

Hace poco he visto un caso así y me ha alegrado muchísimo. Se trata de una persona que conozco desde hace un montón de tiempo y que nunca ha sido aficionada a leer. En alguna ocasión hemos charlado del tema, normalmente porque andaba yo con un libro bajo el brazo a todas horas, probablemente uno bastante gordo. El caso es que, mira por donde, alguien le habló del libro del señor Grey y sus andanzas y decidió probar. Lo que son las cosas, hace poco hablamos y me dijo que ahora, por fin, entendía lo que yo le contaba sobre los libros al descubrirse a si misma a la una de la madrugada, con sueño y sin ser capaz de cerrar el libro hasta terminar un capítulo. Creo que ya se ha terminado de leer la trilogía y me extrañaría mucho, pero mucho, que no busque un nuevo libro dentro de poco.

De modo que, aunque solo sea por eso, por ayudar a enganchar a gente a la lectura, libros como "50 Sombras de Grey" o "Harry Potter", me parecen absolutamente necesarios. La lectura también puede ser única y exclusivamente diversión, aunque no emplee un lenguaje culto y elaborado o la temática no sea fundamental para el progreso de la humanidad.

Así que, desde aquí, mi apoyo para la literatura en cualquiera que sea su formato, best sellers incluidos, y mi ánimo a todos aquellos que aún están buscando su primer libro: nunca es tarde, dale una oportunidad a la lectura.