Páginas

miércoles, 8 de mayo de 2013

El super paño-tablero

Seguro que la gran mayoría de los que jugáis a rol habitualmente tenéis el típico tablero de juego, seguramente sobre una pizarra borrable, cuadriculada lo mejor que habéis podido. Y seguro que mil veces se os ha quedado corto para el mapa o el dungeon en el que vuestros jugadores se mueven y entonces hay que borrar una parte que sabes que vas a necesitar más tarde, o sacar un segundo tablero...

Pues a mi también, claro, y mientras espero a que llegue el momento en el que pueda montarme mi sala de juegos con un proyector sobre la mesa, o una pantalla táctil gigante o alguna otra frikada super carísima solo para jugar, he decidido hacer ésto:


Se trata de una tela blanca de las que las que puedes encontrar en cualquier tienda de los chinos, de esas que te cortan por metros (2,5 mts en mi caso) y un plástico que he encontrado en la misma tienda y que también te sirven por metros. Después, armado de paciencia, un rotulador permanente y un listón de dos metros, me he dedicado a cuadricular el plástico... y ahí lo tenéis, el paño-tablero de juego.

He de decir que el plástico se borra perfectamente cuando utilizas sobre él los rotuladores para pizarras blancas (de hecho, se borra mejor que muchas pizarras blancas). Además he tenido la precaución de marcar el lado en el que he pintado las líneas para dibujar los mapas por el contrario, así me durarán más, que aunque el bolígrafo sea imborrable, el rascar de lápices, miniaturas, comidas y bebidas variadas, seguro que lo acaba eliminando.

Otra ventaja es que tengo la posibilidad de imprimir planos a escala que me interesen (sobre todo me parece útil para zonas de exteriores) y solo tengo que deslizarlos entre la capa de plástico y el paño blanco para cuadricularlos al instante y poder hacer los combates.

En fin, una tontería como otra cualquiera, que me ha costado menos de diez euros y un par de horas de trabajo, pero que promete muchas horas de uso.

Una recomendación para el que se anime a fabricarse el suyo: el rotulador permanente, que sea lo más fino posible. El que yo he usado no lo es demasiado y, al ser negro, me va a obligar a pintar con otros colores para que se note bien. Cosas de ser el primero en hacerlo. Si lo hiciera de nuevo utilizaría otro color, hay rotuladores permanentes de color metalizado (el plateado me parece apropiado), que quedarían igual de bien y permitirían utilizar el rotulador negro... ahí dejo la idea.