Páginas

viernes, 3 de enero de 2014

Fragmentos, primer relato.

Hoy he tenido la ocasión de narrar mi primera partida de Fragmentos, con un relato propio escrito para tres jugadores, aunque al final solo han jugado dos de ellos (mi mujer y mi amigo Meck) y el tercero ha sido un pnj que hemos llevado un poco entre todos. 

La partida ha tenido momentos muy buenos, y me he divertido muchísimo viendo las reacciones de mis jugadores que han terminado con los pelos de punta en más de una ocasión. El ambiente también ha colaborado, sobre todo a partir de que he apagado las luces y hemos jugado tan sólo con el fuego de la chimenea y la luz del pasillo. Jugar en penumbra es ideal para este tipo de partidas.

El mejor momento de la tarde ha sido cuando he logrado levantarme sin llamar demasiado la atención, mientras estaban distraídos discutiendo algo de la escena y uno de ellos avivando el fuego. Entonces me he acercado por detrás del sillón y le he susurrado de sopetón unas palabras al oído a mi mujer. ¡Menudo bote han pegado los dos! XDDD. La verdad es que se han metido en la historia y lo han pasado mal, como debe ser.

El juego es muy sencillo de dirigir, con mecánicas poco complicadas y un sistema ligero, pero que cumple de sobra con su labor. La forma de crear los relatos, requiere de un cierto grado de improvisación por parte del master a la hora de dirigir, quien tiene que tener bastante claro lo que quiere narrar. Sin embargo, a la vez resulta muy cómoda, con toda la información perfectamente estructurada. Realmente es muy fácil crear una historia siguiendo los pasos que vienen detallados en el libro, con multitud de ejemplos que facilitan la labor. Yo no suelo escribir historias de terror y la verdad es que fue más sencillo de lo que esperaba.

En definitiva, tras haberlo dirigido por primera vez, se reafirma la impresión que tuve al leerlo: un juegazo, perfecto para sesiones cortas pero intensas. Probablemente funcionará mejor con grupos pequeños de dos a cuatro jugadores, ya que con menos gente la sensación de indefensión es mayor. En mi opinión merece la pena tener un ejemplar en cada grupo de juego.

No tardaré mucho en escribir un nuevo relato, seguro. También espero dirigir éste de nuevo con otro grupo, me quedan jugadores por asustar y la segunda vez siempre sale mejor que la primera :)

Saludos!